Muchas son las consultas que nos llegan sobre la pensión de alimentos, principalmente por su confusión con la palabra “alimentos”, sin conocer que dicha pensión no se limita solo a la comida “strictu sensu”, sino que abarca un concepto más amplio.

En efecto. La pensión de alimentos viene regulada en el art. 237.1 Código Civil de Catalunya de conformidad con el art. 142 del Código Civil español estableciendo que dicha pensión incluye todo lo necesario para el sustento del menor y con ello podríamos reseñar los gastos de ropa, calzado, vivienda, asistencia médica, etc.

Dicho de otra manera, se trataría de aquellos gastos ordinarios derivados de la crianza que son previsibles, necesarios y periódicos.

La pensión de alimentos igualmente comprende la educación y los gastos para la formación si es menor de edad y para la continuación de la formación una vez alcanzada la mayoría de edad.

No obstante ello, es frecuente que se llegue a confundir con los gastos extraordinarios que, si bien se abonan a parte de la pensión de alimentos, los hemos de entender como aquellos gastos que, aunque también necesarios para cubrir necesidades básicas de los menores, son imprevisibles, no habituales ni periódicos. A modo de ejemplo podríamos indicar los gastos relativos a la ortodoncia, óptica, campus, etc.

A líneas generales podemos decir que la pensión de alimentos se diferencia de los gastos extraordinarios en que estos últimos no pueden preverse al momento de fijar la cuota como pensión de alimentos.

Es, pues, muy recomendable que, tras de un procedimiento de separación o de divorcio, se fije bien el importe de la pensión cuya cuantía será siempre proporcional a las posibilidades del progenitor obligado a prestarla – en función del caudal o medios-, pero también de las necesidades del conyugue quien los reciba como así lo puntualiza el art. 146 del Código Civil.

El cómputo de la pensión la efectuará el Juez en función de la situación laboral y posibilidades personales y económicas de los conyugues y teniendo en cuenta el interés del menor.

Debemos tener en cuenta que la cuantía de la pensión de alimentos no es inamovible, es por ello que la ley contempla el procedimiento conocido como modificación de medidas que se puede solicitar en caso de que la situación económica o personal de uno de los conjugues se hubiese modificado sustancialmente, eso sí, cumpliendo ciertos requisitos, ya que no podemos olvidar que con el paso del tiempo y por circunstancias de la vida, la cuota fijada de pensión de alimentos puede resultar inaccesible o bien muy asequible -si fuera a mejor fortuna- para algún progenitor.

De ello hablaremos próximamente.

Natalia Fusté 

Fajula Codina, Abogados – Bufete Fajula

Dejar un comentario

Fajula Codina Abogados en Barcelona.

Síguenos

Especialistas en

  • Derecho penal en general
  • Derecho penal económico.
  • Derecho Fiscal.
  • Derecho hereditario.
  • Derecho de familia.
  • Delitos contra las personas.
  • Derecho de extranjería.
  • Fraudes contra la seguridad social.
  • Derecho civil.
  • Derecho bancario.
  • Mediación judicial.

Copyright © 2018 Fajula Codina Abogados | Pl. Francesc Macià nº3 4º2ª | 08021-Barcelona | Tel.: 932 016 490 / 932 010 190 | Aviso Legal | Política de cookies | Privacidad